Frutillar inaugura mural de arte urbano en el edificio de la ex Cafra

El proyecto realizado por los artistas y muralistas chilenos Maida K y Giova, es una iniciativa de Teatro del Lago en colaboración con Fundación Plades y el apoyo de la Municipalidad de Frutillar, que busca el rescate y valoración patrimonial a través de este arte.

El 27 de enero se inauguró oficialmente los dos murales realizados por los artistas y muralistas chilenos Maida K y Giova en el edificio de la ex Cafra, ubicado en Frutillar, en el marco del proyecto “Frutillar se dibuja: murales colaborativos de nuestro patrimonio” realizado por Teatro del Lago en colaboración con Fundación Plades y el apoyo de la Municipalidad de Frutillar.

El proyecto nace de la necesidad de rescatar la memoria histórica y patrimonial de la ciudad de Frutillar, a través de esta expresión artística urbana. Las propuestas de los artistas fueron realizadas a partir de entrevistas y encuestas realizadas a la comunidad frutillarina. La obra de Maida K es un paisaje onírico con elementos propios de Frutillar, como lo es un violín, una bandurria y un lago de leche con quesos, que representan lo que fue Cafra, lugar en el cual se inserta el mural. En tanto, la ilustración de Giova, se inspiró en la repostería y elementos tan propios de la comuna, como lo son el kuchen, la planta de la frutilla y el trabajo de la mujer sureña, representado en un retrato de Gladys Huenquiao, reconocida cocinera local de orígen mapuche-huilliche.   La obra, que comenzó a pintarse el 11 de enero, contó con dos jornadas de pintura en comunidad, en la que participaron integrantes del  Colectivo Todas las Artes de Frutillar y  Circo Frutillar y desde hoy, será parte del paisaje de la ciudad.

“El trabajo realizado es un gran aporte cultural destacando el pasado y presente de la comuna y una invitación a seguir contando nuestra historia a nuestros vecinos y visitantes. Un especial agradecimiento a los artistas que lograron de tan buena forma realizar este aporte a la calle Alessandri”, destacó el alcalde de Frutillar, Claus Lindemann. 

«En Teatro del Lago, como parte de la Ciudad Creativa, impulsamos el desarrollo de la música y las artes no solo dentro del teatro, sino que también en alianza con Plades y la comunidad de Frutillar. Nos parece importante impulsar un proyecto como este, que se hace cargo del rescate patrimonial a través de un mural realizado por dos artistas, que plasman en sus dibujos, parte de la  historia de Frutillar en un edificio icónico, como es la ex Cafra» señala Fernando Ortúzar, director ejecutivo de Teatro del Lago.

 «En Plades estamos muy contentos con este proyecto, es una apuesta muy potente y coherente con nuestro propósito porque significa trabajar con un foco puesto especialmente en las generaciones de niños y jóvenes de nuestra ciudad; ellos serán la futura ciudadanía orgullosa, comprometida y activa y estamos convencidos de que esto es una condición para el desarrollo sostenible», agrega Tomás Cortese, director ejecutivo de Fundación Plades.

“Frutillar se dibuja: murales colaborativos de nuestro patrimonio” será parte del paisaje urbano de Frutillar, ubicado en la ex Cafra, lugar que fue muy relevante para el desarrollo económico de esta ciudad y que hoy da cuenta a través del arte del mural lo que la ciudad es, fue y será.

Los artistas

Maida K es una reconocida muralista chilena, comenzó a intervenir las calles el año 2005, plasmando sus dibujos de la mano del graffiti. Estudió Artes Visuales en la Universidad Diego Portales, donde adquiere herramientas técnicas y consigue tener una visión más amplia del arte. En 2016 se instala en Valparaíso para dedicarse por completo al muralismo. En 2017 recibe a través de ZONTA Internacional, el Premio Talento Joven Mujer en las Artes Visuales. Entre sus obras más importantes destacan el “Expreso a la Memoria”: mural en edificio de 5 pisos (Cerro Lecheros, Valparaíso. 2018), “Oficio en el cuerpo”: mural en edificio de 5 pisos (La Calera,2018), “La vida habitará la inocencia y no el ego” mural 340 m2 (Valdivia, 2019) y “La Moraleja”: mural en edificio de 8 pisos (Valparaíso, 2020). “Mi obra surgió a partir de una encuesta que se realizó a la comunidad donde surgieron elementos representativos de la ciudad como las nalcas, las bandurrias, la importancia de la música, el volcán y a ello le sumé elementos relacionados al lugar donde está ubicado, que es la ex Cafra, lo cual retraté en un lago de leche con sus quesos. El resultado fue muy mágico” señala la artista.

Giovanni Zamora, partió pintando murales con la Brigada Ramona Parra y es conocido en el mundo del graffiti y muralismo como Giova. Antes, fue un estudiante de psicología que trabajó un par de años hasta que se aburrió de las terapias y decidió darle un nuevo rumbo a su vida. Hace tres años se dedica tiempo completo a pintar las paredes de Valparaíso, específicamente del Barrio Puerto donde vive. Para el artista los muros son un espacio para relatar lo que está pasando en la sociedad y así plasmar críticas y aportes al sistema. “El mural busca representar el trabajo de la mujer del sur, cocinera, que rescata las tradiciones culinarias mapuches-huilliches junto con la de los colonos alemanes. Es interesante ver cómo Frutillar se abre a este tipo de arte urbano, que también genera identidad y cultura” explica Giova. 

A %d blogueros les gusta esto: