Guardaparques, adultas mayores y salud mental pospandemia: las primeras canciones del nuevo Julio Cañas

Con una voz limpia, letras claras y la guitarra como instrumento principal, Julio Cañas (28), joven cantautor santiaguino, está creando su lugar en la escena musical capitalina con una propuesta de trova con toques pop, folk y del folklore americano. El 27 de enero lanzará un último sencillo antes de dar a conocer Personajes, su vehículo musical para superar un encierro algorítmico.

Con los EP La Cima y Ruah publicados en formato digital en 2014 y 2018 respectivamente, Julio Cañas prepara los últimos detalles del lanzamiento de su tercer disco: Personajes, disco que contará con siete canciones, cada una con un universo sonoro diferente.

El joven compositor, cuentista, amante del trekking y estudiante de la Escuela Moderna de Música, explica que Personajes es un trabajo musical diferente, fresco y con un nuevo aire, que como dice su nombre, retrata a diferentes personajes y circunstancias que ha conocido.

“Mi idea es presentarme como un cuentacuentos”, comenta el músico ya que el tema homónimo del disco, a modo de índice, introduce las canciones que vendrán más adelante, pero también expresa que “estamos llenos de libertad, dones, decisiones y somos todos testigos de personajes, pero todos también somos personajes a la vez”, explica Cañas y agrega que esta es una canción en décimas que cuenta con la colaboración de La Porota – artista emergente como Cañas- y  cuya letra escribió el jóven literato peruano Franco Lanata.

Personajes está convirtiéndose en un disco bien rico para escucharlo con audífonos, por la cantidad de detalles y efectos que tienen las canciones. También hay harta melodía sincopada, que es algo bien latino”, detalla Cañas el resultado del trabajo junto a Juan Carlos Cortés (Cortesse), el hombre detrás de la producción del disco, del que ya se pueden disfrutar tres de las siete canciones que lo componen.

Así, el autor de Refugiero, canción dedicada a los guardaparques que cuidan y hospedan en los refugios del sector de Bariloche, Argentina  y que Cañas conoció durante un viaje al país trasandino; lanzará el 27 de enero Esmeralda, su cuarto single a través de Spotify, Apple Music, Deezer, YoutubeMusic y Amazon Music.

“Las canciones nacen como fruto de la experiencia. Yo soy bien introspectivo y conocer gente como los refugieros, que en el fondo tienen una vida bien especial, solitaria, de mucho silencio y de estar acostumbrados a recibir gente; cosas como esas me dejan nabundeando como dice Nicole Bunout”, confiesa Cañas, quien también tiene entre sus referentes musicales a Ignacia Torres, Magdalena Matthey, Elizabeth Morris, Nano Stern y Jorge Drexler, por nombrar algunos.

“Los algoritmos me tiene encerrado”

Junto a Refugiero, se pueden escuchar en las distintas plataformas de Julio Cañas los sencillos Abuelas, el que surgió de la experiencia de Cañas visitando y compartiendo con sus dos abuelas, las que habían enviudado muy próximas en el tiempo. Como las describe él: “Dos supernovas amantes, dos luceros brillantes, dos mujeres de diamante. Una es cobre y la otra algodón”.

Por otro lado, Niña, canción en la que colaboró el artista emergente Alfo, aborda la depresión, la soledad y el encierro, cuestiones que la pandemia de covid 19 profundizaron en una sociedad que ya venía con malos índices de salud mental. Al mismo tiempo es una canción con una veta personal: “Me ha tocado acompañar muy de cerca a amigas y familiares con cuadros depresivos. La canción no juzga por estar triste y encerrada, pero busca que se levante la mirada”, dice el joven músico.

Pero Julio Cañas también está luchando por salir de un encierro. El primer público del joven artista fueron sus conocidos de la Iglesia, su primer disco, La Cima, lo hizo cuando tenía 18 años, “bien amateur y el único más religioso, aun así, de las seis canciones, sólo dos son como religiosas”, explica el cantautor, quién tuvo en su adolescencia una activa vida de Iglesia.

Sin embargo, lo que para él fue una etapa o su inicio en la música, las plataformas de reproducción de música lo transformaron en su identidad. “Mi música no es religiosa, busca identificarse con experiencias universales para cualquier persona. Escucho música religiosa, pero también trova, folk, pop, todo eso me influencia, pero los algoritmos me tienen encerrado en ese lugar. De los diez artistas relacionados que me salen en Spotify, siete hacen música de Iglesia”, comenta como anécdota Julio Cañas.

Adelanta el compositor en esta entrevista que otra de las canciones del disco retrata la vida de un preso que a pesar de estar “en un mundo tan adverso, de alguna manera, obtiene tranquilidad”. Mientras componía la canción, Cañas recordaba su visita a una cárcel en Lima, cuando vivió en Perú por tres años. Así de variadas son las imágenes, las rutas y temáticas que componen Personajes. “Conocí gente que ha hecho barbaridades y como sociedad los juzgamos. Pero cuando estuve allí, nada me diferenciaba de ellos”, comenta el incipiente trovador.

Así, estos nuevos sonidos, junto a la propuesta gráfica de las carátulas de los sencillos a cargo de la joven pintora nacional Javiera Ubilla, pretende Julio Cañas, puedan cautivar a otros públicos. Por de pronto, el también compositor e intérprete de la música de la obra de teatro La Propuesta (compañía Segundo Piso), está terminando de grabar Personajes  para lanzarlo  a fines de febrero, gracias a los fondos recaudados en noviembre de 2022 en un festival.

“Mi música es para gente que quiera escuchar lo que se dice y cómo suena, no es para llenar el silencio. Busco emocionar con lo que canto en forma y fondo”, dice Cañas, sobre su producción musical, la que a ratos conmueve, saca una risa o lleva al oyente hacia la introspección a veces necesaria en estos tiempos tan rápidos y turbulentos.

Elmalondelarte

Medio de difusión cultural

http://elmalondelarte.cl

Deja un comentario

%d